[redes_sociales]

Aficionado a la cocina inventa una salchicha de atún

24/09/2018

Enrique Espinoza es un apasionado de la comida. No es chef, pero le gusta preparar toda clase de platillos. Esta afición lo llevó, hace nueve años, a abrir su propio restaurante, Rossonero, en el que ha experimentado en la búsqueda de platos innovadores.

Sus inventos culinarios derivaron en la creación, luego de 18 meses de tanteo, de una salchicha de atún que hoy se ha vuelto el eje de su vida empresarial. Para comercializarla a gran escala, necesitaba una marca: Así nació Rossonero Foods.

Dado que la salchicha pasaba todas las pruebas, Espinoza decidió presentar su proyecto a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), la cual decidió invertir en este naciente negocio 2.5 millones de pesos (mdp). Con ese dinero compró una máquina embutidora para mejorar y profesionalizar la producción de las salchichas, y desarrolló un empaque para conservarlas en buen estado por más tiempo.

Tras el gigante azul

Una vez tecnificada la producción, Espinoza y sus colaboradores se dedicaron a buscar clientes más grandes para su producto. El primero en confiar en ellos fue el restaurante Fisher’s, que incluyó las salchichas de atún en su menú.

Con esta medalla colgada al cuello, Espinoza se acercó a Casa Ley, uno de los supermercados más grandes del noroeste del país. La cadena aceptó vender la salchicha Rossonero Foods en 46 de sus tiendas.

No se detuvieron ahí. Espinoza y su equipo irían por Walmart; así que asistieron a la pasada Expo ANTAD. El emprendedor cuenta que tuvieron que pasar cinco horas formados ante el stand de Walmart para poder presentarles el producto. Pero valió la pena, pues salieron de ahí con un contrato de proveeduría.

Gracias a esas conquistas, y a que sigue vendiendo sus salchichas en mercados de Mazatlán y en su propio restaurante, Espinoza espera cerrar este año con ventas superiores a los 120 mdp, y una producción mensual de más de 20 toneladas, en promedio.

 

Fuente: Forbes México

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *